Libros

Show your work (libro): 10 formas de mostrar tu trabajo al mundo y ganar prestigio

A todos nos interesa tener una reconocimiento en nuestra profesión. Imagina que tu próximo jefe te encuentra por tu blog, en lugar de porque le enviaste tu CV para una entrevista, o que construyes una red que te ayuda a encontrar mejores oportunidades de negocio o que conviertes tu pasatiempo en un trabajo rentable. Todo eso lo puedes lograr mostrando tu trabajo, siendo un creador de contenido.

Seguro pensarás: ser creador de contenido es para artistas y personas con mucha creatividad y yo solo soy un contador/abogado/programador/deportista/cocinero/[inserta tu profesión]. Crear contenido no es para mí. Sin embargo, no se trata de creatividad, sino de una forma disciplinada y estratégica de trabajar que cualquiera puede realizar. Austin Kleon en su libro Show your work explica como hacerlo a través de 10 sencillos pasos. Es un libro breve lleno de tips geniales que te recomiendo mucho leer (aquí su versión en español). Mientras tanto te resumo los 10 pasos en este artículo.

1. No tienes que ser un genio

El mito más peligroso sobre los genios es que son solitarios y crean sus obras de la nada, por una inspiración que solo ellos tienen. Sin embargo los genios son parte de una gran red en la que se comparten conocimientos y experiencias, con internet puedes crear esa red fácilmente.

Tampoco debes esperar ser un experto para crear contenido, la mejor manera es ser siempre un amateur, un aprendiz constante que se sorprende de cada cosa nueva y no teme experimentar cosas nuevas. Siendo un amateur puedes compartir cada cosa nueva que aprendas y no te quedarás sin ideas nuevas. Recuerda que nunca encontrarás tu propia voz si no la usas, así que usa internet para publicar tu trabajo y lo que aprendes. Con el tiempo esa pasión atraerá a muchas personas.

2. Piensa en el proceso, no en el producto

La palabra trabajo tiene dos significados, según de que lado estés: para los espectadores es el producto terminado (un libro, una canción, un artículo, un video), pero para el creador es el proceso diario, el sudor, el aprendizaje y la perseverancia para llegar a ese producto.

Antes de la era de internet los creadores ocultaban el proceso y solo mostraban el producto terminado. Internet te permite mostrar el proceso, abrir la cortina y compartir como realizas tu trabajo. Documenta tu proceso, de dónde obtienes inspiración, qué retos enfrentas cada día. Si documentas tu trabajo siempre tendrás contenido que compartir.

3. Comparte algo pequeño cada día

El éxito no aparece de la noche a la mañana así que debes ser constante. Pero no pienses en años, semanas o meses: piensa en días. Cada día comparte algo nuevo, así sea pequeño y usa la red social que sea mejor para tu trabajo (no tienes que estar en todas). Si compartes contenido todos los días, poco a poco irá tomando forma hasta convertirse en algo mayor. Por ejemplo, muchos blogs se han convertido en libros.

Y aunque las redes sociales son un excelente canal, consigue un nombre de dominio y crea tu sitio web. No lo dejes por la red social de moda, piensa en el largo plazo, si eres constante ese sitio será tu mejor carta de presentación y tu contenido será completamente tuyo.

4. Abre tu caja de curiosidades

Debes tener muchas ideas en tu cabeza, gustos y curiosidades de las que hablar. Al principio no serás muy bueno creando contenido, así que aprovecha esos gustos para compartirlos con el mundo (no existen placeres culposos). Si eres auténtico atraerás a personas con los mismos gustos y construirás una red.

5. Cuenta buenas historias

Las historias le agregan valor a las cosas, porque les dan significado y la gente quiere conectar, así que debes convertirte en un buen contador de historias. Sin embargo, ten presente que nuestra vida es caótica y desordenada, pero las historias deben tener una estructura. Por ejemplo:

  1. Un personaje está en su zona de confort
  2. Entonces sucede algo que lo pone en una situación incómoda y necesita solucionarla
  3. Tiene que adaptarse y pagar un alto precio para conseguir lo que quiere.
  4. Consigue lo que quiere y retorna a su vida cotidiana luego de un gran cambio interior

Si lo piensas, todas las películas tienen esa estructura. Y las que no la tienen, no funcionan.

6. Enseña lo que sabes

Guardarte lo que sabes no solo es vergonzoso, sino también destructivo. Al compartir lo que sabes no creas competencia, sino que consigues un gran prestigio y atraes a personas interesadas por lo mismo que tú.

Desde el momento en que aprendes algo nuevo, compártelo con el mundo, además de construir tu reputación te ayudará a reforzar lo aprendido. Recuerda que es un ciclo permanente de aprender y enseñar.

7. No te conviertas en un spam humano

Existen personas que quieren ser escritores pero no leen, que quieren que la gente asista a sus shows pero ellos no asisten a los de los demás. Si quieres seguidores debes ser un seguidor, así que en lugar de obsesionarte con el número de personas que te siguen, preocúpate por la calidad de personas a las que tú sigues. Más que gastar energías en crear conexiones, usa esa energía en ser bueno en lo que haces; las conexiones irán llegando.

Y una vez que empiece a construirse tu red recuerda que lo mejor de conocer personas en internet es poder conocerlos en persona.

8. Aprende a recibir golpes

Si empiezas a compartir tu trabajo con el mundo vas a recibir muchos golpes y debes estar preparado para ellos. Porque cuando empiezan a llegar los golpes imaginamos lo peor y el miedo no es más que la imaginación tomando el camino equivocado.

Mientras más te critiquen y te ataquen, publica más en lugar de detenerte. Con el tiempo te darás cuenta que ninguna crítica puede herirte. El truco no es preocuparte por lo que la gente piense de ti, sino preocuparte de lo que la gente correcta piense de ti. Así que deshazte de los trolls con el botón de bloquear.

Recuerda proteger tus zonas vulnerables, por lo que si vas a publicar algo que puede exponerte mejor mantenlo oculto. Pero también recuerda que vivir evitando la vergüenza es una forma de suicidio.

Y no olvides que tú no eres tu trabajo, así que mantén tu balance y no descuides a tu familia y las personas que amas.

9. ¡Vendido!

La mejor señal que le puedes poner a tu trabajo es: «vendido». Sin embargo, existen muchos envidiosos que creen que el artista debe pasar hambre y que cuando vende algo deja de ser auténtico. No debes sentir vergüenza de cobrar, de poner un botón de donativos en tu sitio web o pedir un pago.

Crea una lista de email y envía contenido interesante a tu lista. Cuando tengas algo que vender, avísale a tu lista, existen personas manteniendo negocios millonarios con esta estrategia.

Y cuando consigues el éxito recuerda que tienes una deuda con tus mentores, tus héroes y tus seguidores. Pero también con todos los que aún no tienen el éxito que ya tienes tú. Ayuda y aconseja a quienes están en el camino que estuviste al incio.

10. Quédate

Ni tu carrera, ni la de nadie, es una linea ascendente sino que tiene subidas y bajadas y en determinado momento no sabes si estás arriba o abajo por lo que las personas que consiguen lo que quieren suelen ser las que esperaron lo suficiente. Así que quédate y no abandones tu trabajo.

Ni siquiera lo abandones cuando lo termines. Un libro terminado no asegura que escribas uno nuevo, así que en lugar de tomarte un gran descanso luego de terminar, aprovecha ese empuje de energía para comenzar tu siguiente trabajo en lugar de enfriarte.

Pero aprende también cuando desconectar para no quemarte. Para aprender cosas nuevas y recargar tus energías. Si tienes la posibilidad de tomarte un año sabático aprovéchalo para llenarte de ideas, pero si no puedes aprovecha los fines de semana o tus vacaciones.

Por último, aprende cosas nuevas, atrévete a volver a mirar lo que crees que ya sabes, documenta tu progreso y pregúntate qué pudiste hacer mejor para aplicarlo la próxima vez. Y muestra tu trabajo y cuando lleguen las personas adecuadas presta atención porque tendrán mucho que mostrarte.


Recuerda que este artículo es una ayuda para recordar los puntos importantes del libro y no remplazan su lectura. Si eres un creador de contenido o te interesa convertirte en uno, es un libro que debes agregar a tu colección.

A %d blogueros les gusta esto: